viernes, 21 de septiembre de 2012




“En el declinar del año, el Sol, al entrar en la constelación de Libra da comienzo al equinoccio del otoño e inicia su “caída” hacia el reino de las sombras, para pasar después por Escorpio y Sagitario, los tres signos zodiacales que toman parte en el ritual a través del cual decrece la luz solar. Cada uno de ellos dará un golpe contra la refulgente estrella del día que la privará de luz y poder hasta que se consuma completamente su caída en el solsticio del invierno, y con su entrada en Capricornio el ciclo termine cuando el astro descienda bajo de la línea ecuatorial hacia las sombras de enero en donde yacerá hasta su resurrección primaveral. Es el ciclo necesario para todo renacimiento. Todo este periplo nos hace comprender que todo en la Naturaleza ocupa un lugar necesario y que no hay actividad sin descanso; nos hace recordar que todo pasa y que como el día y la noche, son parte de la dualidad de la naturaleza misma de las cosas. En diversas culturas todo este proceso se interpretaba como la lucha entre la luz y las tinieblas y la muerte de la primera a manos de oscuridad, para luego volver a renacer victoriosa. Es el ciclo del eterno retorno en el que el otoño, en sentido figurado, representa la vejez y la antesala de la muerte. El otoño es pues el crepúsculo en el que el año se acerca a su término.







Rituales para un buen otoño:



Altar de otoño para el bienestar

En un lugar tranquilo de tu casa extiende 

sobre una pequeña mesa una tela de color 

tierra o uva. Pon sobre ella un cuenco que 

contenga hojas de roble (curación), bellotas 

(longevidad), avellanas (reconciliación y 

felicidad en el amor), ramitas de pino (dinero) 

o ciprés (protección) y unas granadas 

(poderes psíquicos y sabiduría). Junto a ellas 

pon una copa con vino blanco (alegría) y 

enciende una vela marrón o hecha de miel 

(abundancia material). Enciende una ramita 

de incienso de pino, de ciprés o de enebro, 

todos ellos protectores. Activa el altar, es 

decir, enciende velas y el incienso los días de 

la Luna creciente . Luego, una vez a la 

semana durante todos los meses de otoño. 


Mientras esté activado siéntate como mínimo 


diez minutos frente a él. Relaja tu 


respiración visualiza todo aquello cuanto 


desees conseguir, desde el encuentro con un 


alma gemela o la reconciliación con un amor 


del pasado hasta la venta de una casa o la 

llegada de un nuevo trabajo. Es preciso que 

tu imaginación sea muy vívida. Si quieres 

potenciar el hechizo escribe en un papel tu 

anhelo, dóblalo en siete partes y déjalo en el 

altar dentro del cuenco. Cuando desees 

desactivarlo extingue la llama de las velas 

con un apagador o con tus propios dedos. No 

soples, pues la energía acumulada se iría 

con el viento.



ma9-18.gif




Libérate de bloqueos energéticos:



Llena la bañera con agua caliente y pon un 

cuarto de kilo de sal marina en ella, junto con 

unas gotas de aceite de almendras. 

Enciende una vela plateada, entra en el agua 

y relájate. Siente cómo la sal limpia todos los 

pensamientos y las actitudes negativas de 

los que deseas deshacerte. Visualiza tus 

defectos o aquellos comportamientos que te 

crean problemas en tu vida cotidiana como 

si fueran una enfermedad de la que te 

liberas. 

Respira profundamente. Realiza el ejercicio 

como mínimo durante diez minutos. Luego 

quita el tapón de la bañera y observa cómo 

se marcha el agua y con ella todo lo que 

suponía una carga mental o física para ti. 

Cuando la bañera se haya vaciado por 

completo toma una ducha de agua templada 

o fresca. Sécate y apaga la vela. Puedes 

repetir este ritual a diario durante los días 

que haya Luna creciente .





Poder de concentración:




Cualquiera de estos hechizos requiere un 

mínimo poder de concentración para que su 

magia se produzca. Llevarlos a cabo con la 

mente puesta en otras cosas, con ansiedad o 

nerviosismo, no servirá de mucho. Por eso te 

proponemos desarrollar tu concentración 

con este sencillo ejercicio. Por la noche, 

cuando no haya ruido y puedas encontrar un 

lugar en tu casa para estar solo a oscuras, 

enciende una vela blanca y siéntate frente a 

ella. 

Relaja tu cuerpo y presta atención a tu 

respiración mientras contemplas la vela. Si 

logras enfocar la llama sin que ningún 

pensamiento te distraiga al menos durante 

treinta segundos, quiere decir que el poder 

de la magia ha empezado a arraigar en ti y 

estás en la senda.






QUE TENGAIS UN MAGICO OTOÑO




VELAS Pictures, Images and Photos


Aquí os dejo unos cuantos rituales de otoño, espero que os gusten y que los practiquéis, pues como dice el refrán;

Brujas haberlas hailas 
y de que vuelan vuelan.




2 comentarios:

bruji dijo...

Hola a tod@s, os dejo dos rituales de otoño, para que os traiga todo lo mejor, que es lo que yo, esta brujita os desea.

Muxua para tod@s y camión de mimos.

Hilo y punto dijo...

Hola brujis:
Jo bruji que bueno como me gustan estos rituales,tengo que intentar hacerlos,¡¡me encanta¡¡
voy a leerlo de nuevo,besos a todos y espero verte.

Para mi dulce hada Vanessa


Nocturna: Bruja de la Noche poseedora de curar con la luz de las estrellas

bruja de la noche

bruja de la noche
Miedo al miedo.