martes, 19 de noviembre de 2013


           lobo   blanco






Para mi hermano, con todo mi cariño, al él le encanta la cultura india y sus leyendas.







Lobo Blanco lleva varios días persiguiendo mis
 sueños, llamando mi mente, queriendo entrar 
en este pequeño espacio de papel porque sabe que
 así podrá llegar hasta el interior de vuestros 
corazones, que viajará por vuestras mentes.
No hay nada más auténtico y que más despierte

en nosotros el recuerdo de un tiempo pasado, 
que el canto de un lobo.
Quien lo ha escuchado sabe que todo en él se 

paraliza. Su canto es la llamada del Origen, y se 
eleva hasta los cielos para recordarnos que esta 
existencia que vivimos es temporal y que hay 
otros mundos y otros seres que nos esperan 
y nos cuidan.
Cuando el lobo canta habla de nosotros a las
estrellas y les dice que aún somos niños, niños 
que juegan a ser adultos y dueños de un mundo
 que, de momento, se les escapa de las manos.
Esta es la historia que él me contó...



"En la manada había descontento, llevaban mucho tiempo sin poder cazar y las fuerzas empezaban a debilitarse, así que decidieron separarse. Una parte se dirigió hacia el norte, aunque sabían que allí las condiciones de vida serían más duras, y otra parte tomó la dirección sur porque estaban cansados de tanta dificultad y buscaban una vida más tranquila y segura.
Pasaron muchas lunas hasta que ambas manadas consiguieron llegar a sus nuevas tierras. Los primeros que llegaron fueron los que se dirigieron al sur, ellos no tuvieron problemas y muy pocas vidas se perdieron en el trayecto y, mientras ellos se instalaban, la manada del Norte luchaban contra el frío y el hambre para poder llegar a su destino, y aunque muchos no lo consiguieron, un pequeño grupo llegó al final y se estableció en la que sería su nueva morada.
El tiempo fue pasando y las nuevas generaciones fueron tomando el relevo y, con ellas, nuevos sueños y ansias de conquistas. La manada del sur creció mucho y pronto sus tierras empezaron a quedarse pequeñas.
Un día un grupo de jóvenes decidieron abandonar su territorio e ir a conquistar las tierras del norte. Sabían que en ellas vivían otros lobos pero no les importaban, eran unos lobos primitivos, salvajes e ignorantes y no tenían derecho a vivir.





La manada del Norte sabía que vendrían a atacarles, lo habían leído en las estrellas, y también sabían que no podían vencerles porque ellos eran muchos más, así que decidieron ocultarse de la manada del sur, entrar en el interior de la tierra y no luchar.
Cuando los jóvenes lobos del sur llegaron se encontraron que no había nadie. Tomaron las nuevas tierras y siguieron creciendo. Un día nació en la manada del sur un lobo distinto. Su madre, que leía en las estrellas, sabía que traería algo nuevo para la manada y le llamó El que busca el Poder.
Pronto empezó a destacar sobre los demás por su fuerza y voluntad. No había nada que no pudiera conquistar. Le interesaba todo y escuchaba a sus mayores como nunca nadie antes lo había hecho. Y, cuando era aún muy joven, se convirtió en el jefe de la manada.
Todos le querían porque era valiente y se preocupaba de ellos, pero, sobre todo, destacaba de los demás porque no le interesaba el poder de la manada, buscaba otro poder.





Un día reunió a la manada y les dijo: "Ahora sé que la verdadera razón de venir a estas tierras no fue la necesidad de nuevos territorios, sino que lo que en verdad veníamos buscando era a nuestros antepasados, a la manada del norte, a aquellos que son nuestra otra parte, porque sólo si nos unimos a ellos estaremos realmente completos.
Durante mucho tiempo entregué mi vida a vosotros, no dudé en sacrificar todo para que la manada estuviese bien, creciera y no tuviera dificultad. Tenemos una tierra fértil y una vida serena. Ya os lo di todo, pero ahora sé que es mi tiempo, el tiempo de abrir un nuevo camino, el tiempo de buscar a nuestros hermanos y así poder encontrarnos con la verdad."
La manada habló y mostró su descontento. No querían que se fuese, le llamaban egoísta y loco, pero El que busca el Poder no se detuvo y partió lleno de tristeza.
Cogió el camino de la primitiva manada del Norte. Sabía de su existencia, sabía que ellos guardaban la sabiduría de los antepasados y bebían creando un futuro distinto a todo cuanto él conocía, pero sobre todo sabía que tenía que llegar hasta ellos y que lo conseguiría.
En el camino su mayor compañera fue la soledad, una soledad como nunca antes había vivido, pero que le hacía crecer por dentro, crecer en la fuerza y la confianza.
El viaje no fue sencillo, caminaba por un sueño y en algún momento dudaba, ¿y si estaba equivocado? ¿Y si la manada del Norte había desaparecido? No, se decía, yo sé que están ahí y que los encontraré.




La dureza del camino le hacía sentirse cansado, "ya no tengo edad para esto" pensaba, "este viaje lo tenía que haber comenzado cuando era más joven", pero a pesar de todo continuaba.
En su viaje conoció a otras manadas, y compartió con ellos su sueño, algunos incluso le siguieron una parte del camino pero una y otra vez se quedaba solo.
Al fin llegó el día que tantas veces había imaginado y su sueño se hizo realidad. La manada del Norte existía y le esperaban, sabían que les buscaba porque ellos conocían el sueño.
Con ellos comprendió que al igual que la manada se había separado, cada uno vive separado dentro y que el objetivo de cada uno es fundir sus dos partes.
Desde entonces, El que busca el Poder permanece con la manada del Norte, escuchando la sabiduría de los antepasados, recuperando el origen de las cosas, aprendiendo a ver en profundidad. Sabe que algún día regresará junto a los suyos para decirles que todo es uno, que todos nacieron de la misma manada y que están "condenados" a la Unidad".


lobos  (7)


Esta es la historia que Lobo Blanco quería que conocieras.
Lobo Blanco se mueve en la espiral, existe por encima del tiempo y viaja por las mentes llenando de sueños e ilusión a todos aquellos que buscan lo que hay dentro de cada cosa, de cada ser y de cada forma de vida por muy pequeña que sea. 





                     





Un viejo indio hablando con su nieto le 
decía:

" Me siento como si hubiera dos lobos 
peleando en mi corazón. Uno de los 
lobos es un lobo enojado,violento y 
vengador. El otro está lleno de amor y 
compasión".
El nieto preguntó:


-Abuelo, ¿dime cual de los dos lobos 
ganará la pelea en tu corazón ?
El abuelo contestó:

" Aquel al que yo alimente.".





6 comentarios:

Juana Maria dijo...

auuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu auuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

bruji dijo...

Jajajaj Jone, que graciosilla, ya ves, me piden y hago, y es que a mi hermano le encantan las leyendas de lobos e indios, muxus preciosa nos vemos.

Hilo y punto dijo...

Hola bruji:


Bonita leyenda espero que a tu hermano le haya encantado tanto como a mi
besos guapa.

Trizssa dijo...

Holaaaaa a todossssss mis brujissssssssss muakssssssssssss vaya que preciosidad de leyenda ,que cosas mas guapas nos enseñas bruji y que interesante aprender cada dia algo nuevoo,me ha encantado y mas lo que transmite y nos dice,muakssssssss para todos mis brujis y para las visitas tambien muaksssssssssssssssss

bruji dijo...

Como bien dice la leyenda india, hay que buscar la unidad y el abrigo de los demás,
es lo que nos dará fuerzas para seguir día a día.

Muxus para todos mis brujís y para las visitas ( que cada día son mas), tambien.

Santiago alberdi bedia dijo...

++al final lo he logrado,muy bonita la leyenda como todo lo que cuentas y escribes,pero por lo que veo tqambien los lobos como algunos humanos dejan al debil fuera de la manada menos mal que siempre hay uno que es el que se rebela y el que termina uniendo de nuevo,cosa que desgraciadamente entre los que nos llamamos humanos,pocos hay ,en resumen genial como siempre sigue deleitandonos mucho tiempo mas

Para mi dulce hada Vanessa


Nocturna: Bruja de la Noche poseedora de curar con la luz de las estrellas

bruja de la noche

bruja de la noche
Miedo al miedo.